Saltar al contenido

El lenguaje de interacción

El lenguaje de interacción es la base conceptual sobre la que se construye todo el sistema de diseño y las interfaces de las aplicaciones. Un jefe no-diseñador es el guardián número uno de su integridad y estabilidad en el tiempo.

fichas del scrabble

La elegancia sublime de un pequeño conjunto de 27 símbolos que constituyen la única e indivisible materia prima de todo lo que se escribió y se escribirá en español contrasta fuertemente con las dificultades y limitaciones que implican los lenguajes ideográficos, siendo tal vez el ejemplo más notorio de estos últimos el chino [1].

Mientras que en un lenguaje alfabético seremos capaces de leer y escribir palabras que no conocemos, en un lenguaje ideográfico esto no es posible. La diferencia es sustantiva. Alcanza con pensar que cuando aprendemos un nuevo verbo, para la escritura alfabética alcanza con conocer el infinitivo, mientras que en el caso de la escritura ideográfica deberemos aprender cada símbolo o renunciar a conjugarlo. ¿Y las siglas?

El caso contrario también es válido: podemos leer una palabra desconocida mucho antes de saber su significado, o lo que es más llamativo, deducir el significado de su escritura. Por ejemplo, cuando Les Luthiers[2] presenta su «Candonga de los colectiveros, híbrido de candombe y milonga» no solo el chiste es inmediato, también la fonética y escritura de la palabra inventada uniendo la mitad de dos existentes no presenta dificultad alguna. ¿Cómo se escriben este tipo de palabras inventadas como metáforas, chistes o juegos del lenguaje, en un sistema de escritura en que cada palabra requiere un nuevo símbolo? Y más aún, ¿cómo las lee quien no conoce la relación ideograma – término?

Con las interfaces sucede lo mismo: algunas podrían ser calificadas como ideográficas, con una solución para resolver cada problema, mientras que otras están sólidamente apoyadas en un pequeño conjunto de elementos de interfaz y una familia de reglas para combinarlos, o lo que es lo mismo, en un lenguaje de interacción.

Construyendo la interfaz en dos pasos

El paralelismo es tan significativo como ilustrativo. Si primero construimos un lenguaje de interacción, que expresa una relación entre cada componente elemental de la interfaz y su representación en la pantalla, para luego con estos elementos construir los diálogos que componen el sistema, obtendremos los mismos efectos positivos que en un lenguaje alfabético: tanto la comprensión de los diálogos será uniforme y consistente, así como la extensión del sistema a nuevos diálogos e interacciones es factible con un bajísimo costo de aprendizaje.

Si bien la idea parece incontestable y los beneficios justifican largamente su adopción, esto no resulta evidente en todos los casos, sobre todo al comienzo de un proyecto: los dos pasos en la construcción pueden llegar a ser más trabajosos, no tanto por el tiempo sino por la necesidad de alinear a la organización que diseña e implementa el producto basado en software detrás de la idea. Sumado a eso, como la mayoría de los beneficios de la Usabilidad, el resultado es impactante a mediano plazo, pero no siempre de inmediato, lo que redunda en poco apoyo de otras áreas de la organización acuciadas por los cronogramas y la necesidad de obtener logros ya.

Es que la idea de un lenguaje de interacción no es lineal, ni es trivial su aceptación. Cuando los equipos de diseño se enfrentan al desafío de una nueva interfaz, lo más corriente es que comiencen con el diseño de las áreas centrales, las de interacción más relevante para el sistema. De allí se derivan una serie de lineamientos «de estilo» que solo abarcan la presentación gráfica, que luego decantan al resto de funcionalidades y pantallas.

Pero si mantener un estilo gráfico es un gran logro, construir un lenguaje de interacción es muy distinto, algo que se encuentra en un escalón cualitativo superior. Eso se ve con claridad meridiana en las imágenes que se muestran a continuación, tomadas de un Samsung Galaxy S4. La primera es del historial de llamadas, la segunda de la libreta de contactos y la tercera de los contactos favoritos.

contactos del galaxy s4
contactos del galaxy s4

Todas las representaciones del contacto tienen el mismo fin, mostrar los datos relevantes de un número de teléfono y permitir comunicarse. El estilo gráfico es el mismo: se mantienen las tipografías, los espaciados, los colores y en general, todos los elementos que permiten la continuidad estilística. Pero el lenguaje de interacción que subyace cada una de ellas es radicalmente distinto. Mientras que en la primera se llama deslizando (swipe) a la derecha y se envía un SMS deslizando a la izquierda, en la segunda se llama y envía SMS tocando. La tercera por su parte, perdió la funcionalidad del SMS. Vale hacer notar que esta última es tan mala que ni siquiera cumple con la funcionalidad requerida: con este diseño es imposible tener como favorito el celular y el teléfono fijo de un mismo contacto.

Una cosa es que un elemento de la interfaz ponga en cada representación particular énfasis en alguno de sus atributos, del mismo modo que los verbos se conjugan y los sustantivos se adjetivan. Otra muy distinta es que se transforme en un elemento distinto, con propiedades e interacciones distintas, tal como es el caso del ejemplo. El costo de interacción que supone reconocer los tres formatos y recordar cómo interactuar con cada uno de ellos es sensiblemente más elevado que el que proporcionaría una interfaz consistente.

Si la interfaz hubiera sido diseñada en base a un lenguaje de interacción, cada vez que aparece el número en la pantalla no solo se vería de forma consistente, se comportaría de forma consistente, exactamente igual en todos los casos. Ese es precisamente el valor de un lenguaje de interacción: menos trabajo para diseñar, más satisfacción para usar.

___

[1] Los lingüistas realizan una clasificación más fina de los lenguajes y en ella el chino no es ideográfico puro, pero para nuestro análisis la clasificación simplificada es suficiente.

[2] Les Luthiers es un grupo musical que reúne el humor con el desarrollo de música a partir de instrumentos de fabricación propia, que esde 1967 divierte con una propuesta cultural única. https://es.wikipedia.org/wiki/Les_Luthiers

____

Calendario de cursos 2023

Ya está disponible el calendario de cursos de 2023, con los siguientes cursos.

Si querés saber más, o hablar con los docentes, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.